martes, 29 de marzo de 2016

Galletas de Pascua (mis Galletas Preferidas)

Miren estas galletas.


Son una dulzura. ¿Verdad? Las hice para Pascua de Resurrección.


Pero aparte de lo lindas, son demasiado ricas. En efecto, estas galletas son mis galletas preferidas de la vida, y hoy vengo a compartirles su receta.

En realidad, ya había compartido esta receta anteriormente, para Navidad 2014. Pero entonces las puse en un post junto a otra receta de galletas y no pudieron brillar lo suficiente, así es que hoy las exhibo de forma exclusiva. Además, quisiera mostrarlas desnudas también, porque si bien quedan bellísimas glaseadas, son deliciosas solas también.


Hablemos de estas galletas. Primero, sepan que son del tipo que se cortan con cortadores de galletas (en contraposición a las galletas más blandas, que simplemente se forman en bolitas antes de hornear, como éstas, o éstas o éstas). Se caracterizan también porque no se esparcen/agrandan en el horno, sino que mantienen su forma, de manera de que las pueden hacer con las formas más intrincadas y mantendrán todos sus detallitos en el horno. Pero, la característica fundamental es que son deliciosas, tanto en sabor como en textura. Su sabor está en gran medida determinado por la adición de Syrup, lo que le da un sabor levemente acaramelado y rico, rico. Su textura es crujiente, pero no dura, son un poco arenosas, pero no demasiado, son livianas y son maravillosas. Son un acierto por donde se las mire.


He modificado un poco la receta desde aquél primer post, para que sea más fácil de hacer.

Primero, había compartido esta receta indicando los ingredientes en peso y no en volumen como usualmente lo hago, pues así salía en la receta original. Es bien sabido que es mucho mejor pesar los ingredientes que trabajar con medidas de volumen, ya que lo primero es mucho más preciso que lo segundo. Sin embargo, no todos tienen una balanza electrónica en sus hogares, y no quisiera que esto fuera un impedimento para hacer esta receta. Así es que, en un gesto de dadiva y en pos de la democracia gastronómica, he convertido todas las medidas en gramos de los ingredientes a medidas de volumen.

En segundo lugar, fui más explicativa en preparación de la receta y adicionalmente he sacado fotos de cada uno de los pasos para ilustrar las etapas. Bonito gesto, ¿no? Igual, no se preocupen. No es que sea difícil ni nada. Lo único, es que la preparación es poco ortodoxa, porque en vez de partir con la mantequilla y el azúcar, como típicamente parten las recetas de galletas, ésta parte con los ingredientes secos, y a esos se les agrega la mantequilla y demás ingredientes.

En tercer lugar, fui menos snob con los ingredientes. Cuando compartí esta receta el 2014, señalé que uno de los ingredientes claves era la pasta de vainilla. Para aquellos que no saben, la pasta de vainilla es básicamente, vainas de vainilla molidas, una suerte de esencia de vainilla multiplicada por mil. Es realmente rica y entrega sabor verdadero a vainilla. Peeeeeeeeero… es caro y difícil de conseguir. De hecho, el único lugar en donde yo lo he encontrado es en Coquinaria, y hay veces que ni si quiera está en stock. Cuesta como 10 lucas el frasquito. Pues bien, si lo tienen o pueden comprarlo, desde luego úsenlo, pero si no lo tienen, bien pueden usar esencia de vainilla corriente. Ahora mismo, me encontraba yo sin pasta de vainilla en mi despensa y pobre como una rata, de forma de que no iba a endeudarme para conseguir este ingrediente. Usé simplemente esencia de vainilla Marco Polo, y ralladura de limón, y quedaron perfectas.

Última cosa, les cambié el nombre. Antes se llamaban Galletas Excepcionales de Vainilla, haciendo eco a la pasta de vainilla ésta, pero ahora que no lo tienen, he decidido reducirles el nombre a Galletas Excepcionales nada más.


Algunas notas:

- El syrup se compra en supermercados grandes (tipo Jumbo, Líder) y en tiendas especializadas. Es re barato. Ojo que venden algunos saborizados (como a maple). Compren los sin saborizantes especiales.

- La regla fundamental acá es NO AMASAR DE MÁS. Cuando hacemos galletas no queremos desarrollar el gluten de la harina, pues eso significaría que las galletas queden duras y malas. Entonces, es menester no amasar de más. Acá lo único que haremos es juntar los ingredientes y presionarlos para hacer un bollo. Nada más. Otra cosa importante para evitar desarrollar el gluten: la masa se estira una vez, se cortan las galletas, luego se amasan los recortes, y se repite el proceso 1 vez más. Si amasan los recortes más veces, estarán desarrollando el gluten, lo que, como decía, es negativo para la textura de estas galletitas.

- Trabajar con tiempos de frío. Como la masa tiene harta mantequilla, si está a temperatura ambiente se va a poner muy blanda como para estirar y cortar. Por ello, trabajamos con golpes de frío. El primero es luego de hacer la masa. La masa se envuelve en plástico, y va al refri al menos 1 hora. Solo entonces se estira y se recorta. Recortadas las galletas, segundo golpe de frío. Mientras precalentamos el horno, las galletas cortadas están en el freezer, para que se endurezcan y así nos aseguremos de que mantengan su forma íntegramente en el horno.

- La masa se congela genial. Pueden congelar la masa entera o bien, estirar la masa, cortar las galletas y refrigerarlas así. Si la refrigeran entera, recuerden marcar qué masa es y cuándo la hicieron, y simplemente deben bajarla al refrigerador una noche antes de que quieran trabajarla. Si refrigeran las galletas cortadas, del freezer pasan al horno directo, y simplemente aumentará el tiempo de cocción en un par de minutos.

Respecto a la decoración. Como les decía es meramente opcional, porque son muy ricas solitas. Las que aparecen en la foto fueron decoradas con glaseado real. ACÁ hay una receta de glaseado real y algunas indicaciones al respecto.


Eso pues. Espero que el Conejito haya pasado por sus casas. Les dejo la receta.



Galletas Excepcionales


Rinde: alrededor de 25 galletas grandes, o 50 galletas pequeñas.

350 grs. o 2+4/5 taza de harina sin polvos de hornear
100 grs. o 4/5 taza de harina con polvos de hornear
125 grs. o ½ + 1/8 taza de azúcar
Ralladura de 1 limón
125 grs. de mantequilla, a temperatura ambiente
125 grs. o 100 ml de syrup
1 huevo
1 cucharada de pasta de vainilla (opcional)
1 cucharadita de esencia de vainilla



Mezclar el azúcar con las harinas. Agregar la ralladura de limón y mezclar.

Agregar la mantequilla a temperatura ambiente y con batidora eléctrica, mezclar hasta que se formen migas.



Agregar el syrup, el huevo y el extracto de vainilla. Mezclar sólo hasta que se forme una masa. No mezclar de más.


Envolver en plástico y refrigerar al menos 1 hora o hasta tres días. También se puede congelar en este punto.


Retirar del frío, estirar la masa en una superficie enharinada, entre 1/2 y 1 cm de grosor. Cortar las galletas con el cortador a elección. Juntar los recortes y estirar la masa de nuevo. Cortar más galletas. Los recortes que queden de esa masa se deben descartar.


Meter las galletas cortadas al freezer mientras precalentamos el horno a 180ºC, al menos 10 minutos. También se pueden congelar por hasta 3 meses en este punto.



Poner sobre una bandeja aceitada. No hay necesidad de separarlas, pues no se esparcen durante el horno.



Hornear en el horno precalentado por 12-14 minutos. Deben estar doradas en los bordes, pero aún palidas en el centro.


Dejar enfriar en una rejilla completamente antes de glasear.

jueves, 24 de marzo de 2016

Cupcakes de Pascua de Conejito

Pascua del Conejito es una de mis fiestas preferidas del año. Yo ya soy grande y nadie me esconde nada, pero cuando chica pocas cosas me hacían más feliz que la tradición de buscar huevitos y conejitos de chocolate, escondidos por los recovecos de la casa. Y la idea más encima de que era un conejo el que los había dejado ahí... Era demasiado mágico y bizarro para un niña como yo.


Pues bien, en vista de que esta efeméride se avecina traigo una receta adhoc: Cupcakes de Pascua del Conejito. Consisten en un bizcocho de zanahoria cubierto con glaseado de queso crema y naranja, y decorado con chocolatitos y florcitas y mostacillas. 



domingo, 13 de marzo de 2016

Bellísimo Pie de Duraznos y Frambuesas

Me encantan los duraznos. Me encaaaaaaaaaaaantan. Consecuentemente, he puesto varias recetas con duraznos en este blog, las cuales, desafortunadamente, han pasado completamente inadvertidas por todo el mundo. Una de esas recetas es la de un fantabuloso postre de verano, llamado Durazno Melba, que es un postre tan bellísimo como delicioso. Consiste en duraznos pochados en un almíbar de vainilla, servidos con una salsa de frambuesas y helado de vainilla coronado con almendras tostadas. Es una maravilla. Fresco, dulce, ácido, cremoso, crocante, simple, una belleza. (ACÁ el link a esa receta por si les interesa)

Pero bueno, traigo este postre a colación hoy porque su combinación de sabores es una de mis favoritas en la vida: duraznos y frambuesas. Es de esas mezclas que no fallan, como manzana y canela, o caramelo con sal, o plátano y nuez. O chocolate con cualquier cosa. En fin, duraznos y frambuesas son una pareja celestial, una explosión veraniega en el paladar.


Por ello, cuando me encontré con estas dos frutas en mi refri, combinarlas en una sola confección fue la decisión obvia. La confección escogida: pie. Pero pie delicioso, de masa hojaldrada, crocante y dorada. Y en estas condiciones, no es de sorprender que el resultado haya sido tan maravilloso. En verdad, uno de los mejores pies que mis manos de artesana jamás hayan confeccionado. (Y eso que he hecho pies deliciosos anteriormente). Amigos todos, he lo aquí, un bellísimo Pie de Duraznos y Frambuesas.




martes, 8 de marzo de 2016

Las Mejores Galletas de Avena

Las galletas de avena fueron una de las primerísimas recetas que yo jamás cociné, cuando era todavía una niña polluela, y apenas llegaba al mesón de la cocina. Desde entonces que tengo un especial cariño por ellas, y pocas combinaciones alimenticias invocan más calidez en mi interior que la mezcla avena-canela.



lunes, 29 de febrero de 2016

Donas Rellenas con Pastelera

Hola. Hoy traje donas de nuevo. Porque este blog es un ejemplo de vida saludable, como sabrán (…)

Las donas del día de hoy son donas rellenas de crema pastelera, casi una suerte de berlín. Son demasiado lo mejor que hay, en verdad. La masa es esponjosa y deliciosa, y está cubierta de azúcar vainilla, la cual se derrite un poco frente al calor de la dona (pues se cubren con azúcar apenas salidas del aceite), formando una cubierta crocante, dulce y maravillosa. Lo mejor sí es el centro. Al morderlas, una explosión de crema pastelera, cremosa, sedosa y lujuriosa. Una pequeña maravilla.



miércoles, 10 de febrero de 2016

Brownies Cuádruples

Hola. Alguien se acuerda de mí? Probablemente no. Hace años que no actualizo el blog. Lo siento. Resultó ser que estaba ocupada egresando. Hay quienes creerían que ello significa que ya soy abogada, pero no. Ni licenciada soy. Para todos los efectos mi único nivel de estudios es educación media, pese haber pasado los últimos cinco años como esclava de las leyes. Así es la vida leguleya. Dulce y agraz. Más agraz que nada.

Pero en fin, ya egresé, así es que he venido a actualizar este pobre espacio, que otrora fuera el Moulin Rouge de los blogs de cocina.

No, broma.

Bien. La receta de hoy está orientada al día de San Valentín. Para aquellos que tengan un amor, amante, amigo especial o lo que sea. Y para aquellos que no también. En verdad, olviden eso de que esta receta es para San Valentín. Esta receta es para todos aquellos a quienes les guste el chocolate, que somos básicamente todos.



La receta de hoy: Brownies Cuádruples. Cuádruples porque tienen no uno, no dos, no tres, sino CUATRO tipos de chocolate! Así es. Ni más ni menos. Cuatro. Primero, (1) cacao y (2) chocolate amargo en la mezcla. Además, llevan una taza de (3) chips de chocolate de leche, y otra de nueces tostadas. Finalmente, son glaseados con un (4) ganache de chocolate blanco. Son una pequeña bomba de cacao y seducción.