lunes, 15 de enero de 2018

Queque de duraznos y migas

En esta época, en la cual la madre naturaleza nos bendice que tanta fruta maravillosa, jugosa, fresca y dulce, parece un sinsentido preparar cualquier cosa sin agregarle alguna fruta veraniega. Así pues, un casual antojo de un queque casero derivó en este queque de duraznos y de migas, deliciosa y estival confección.


La receta cuenta con tres partes o capas. La primera corresponde al queque propiamente tal, el cual es sorprendemente esponjoso y agradable. El secreto para ello es el uso de crema ácida y de buttermilk, ingredientes que reaccionan con el bicarbonato de sodio, generando una miga tierna y feliz. No se preocupen: no espero que tengan estos ingredientes en su refrigerador. Encontrarán fáciles sustituciones al final de la receta (básicamente agregar un poco de jugo de limón a un poco de crema y/o leche).


La segunda capa son los duraznos propiamente tales. Si bien esta receta funcionaría bien con duraznos en conserva, no habría razón de usarlos por esta época, en la cual los duraznos frescos están en su máximo esplendor. Utilicé yo duraznos conserveros, los cuales tienden a ser un poco más secos que sus primos plátanos o nectarines. Por ello, pique los duraznos y los dejé reposar, unos 20 minutos, con un poco de jugo de limón y azúcar, cuestión que hace que liberen sus jugos y se vuelvan dulces, brillantes y almibarados.


La última capa se trata de un crumble, hecho de harina, canela y nuez moscada, azúcar morena y azúcar corriente, y mantequilla. Con estos ingredientes se forman migas, las cuales se vierten sobre el queque y los duraznos. En el horno, las migas se vuelven crujientes, lo que es un agradable contraste a la ternura del queque y la suavidad de los duraznos.


El resultado final es un queque simple, rico y veraniego. Para evitar sobrecalentar sus hogares, les recomiendo hornearlo en la noche, cuando está más fresquito. Por lo demás, no se me ocurre nada más mejor para acompañar un cafecito de media mañana que una tajada de este queque.


Queque de Duraznos y Migas


Receta adaptada de: Cooking Classy
Rinde: 1 queque redondo de alrededor de 20 cms (el número de porciones dependerá del tamaño de las tajadas, pero entre 6 y 12, dependiendo de la generosidad de espíritu)

Para el crumble:
1 1/4 taza de harina
1/3 de taza de azúcar morena
1/4 de taza de azúcar
1 1/4 de cucharadita de canela en polvo
1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
1/2 cucharadita de sal
110 gramos de mantequilla, derretida.

Para el queque:
1 1/2 taza de harina
1 cucharadita de polvos de hornear
1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
1/3 taza de crema ácida (*si no tienes crema ácida, ver abajo)
1/3 taza de buttermilk (**si no tienes buttermilk, ver abajo)
1 cucharadita de vainilla
4 duraznos conserveros, o 5 duraznos nectarines
110 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente (sin derretir!)
2 huevos

Primero, hacer el crumble o las migas. Para ello, mezclamos la harina, las azúcares, la canela, la nuez moscada y la sal. A esta mezcla vertemos la mantequilla derretida, y mezclamos hasta que se formen migas. Ello se reserva en el refrigerador hasta justo antes de meter el queque al horno. Alternativamente, las migas pueden ser congeladas hasta por 2 meses, y espolvoreadas sobre cualquier queque o tarta.

Precalentar el horno a 180ºC (horno medio-alto). Preparar un molde redondo, de alrededor de 20 cms de diámetro, idealmente desmontable, enmantequillando su base y lados. Sobre la base, colocar un papel mantequilla.

Preparar los ingredientes secos: en un bowl de tamaño mediano, mezclar la harina, polvos de hornear, bicarbonato de sodio y sal.

Preparar los líquidos: mezclar en un jarrito medidor el buttermilk, la crema ácida y la vainilla. Si fuera necesario, hacer el buttermilk y la crema ácida.

Luego, preparar los duraznos: pelar los duraznos y cortarlos en tajadas de alrededor de 1/2 cms de espesor. Si es que los duraznos estuvieren poco jugosos (como típicamente pasa con los conserveros), agregar a las tajadas 1 cucharada de azúcar y 1 cucharada de jugo de limón recién exprimido. Esto permitirá que suelten sus jugos.

Ahora sí, preparamos el queque: partimos batiendo la mantequilla con el azúcar, hasta que esté cremosa, pálida y liviana. Agregar los huevos, uno a la vez, solo agregando el siguiente cuando el primero se encuentre completamente incorporado.

Ahora agregaremos los secos (la mezcla de harina, polvos, bicarbonato y sal) y los líquidos (la mezcla de buttermilk y crema ácida), de forma alternada. Primero, agregamos 1/3 de los secos y batimos hasta incorporar. Luego, agregamos la mitad de los ingredientes líquidos, y batimos hasta incorporar totalmente. Luego, repetir con otro tercio de secos y la mitad restante de los líquidos. Terminamos con el último tercio de los secos, el cual mezclamos apenas hasta incorporar. Evitar sobre batir.

Verter la mezcla lista en el molde preparado. Con una cuchara o una espátula, esparcir la mezcla de forma uniforme a lo largo del molde. Sobre ello, posicionar las tajadas de durazno, tratando de que queden homogéneamente esparcidos. Sobre ello, se espolvorean las migas del crumble, cubriendo todo el molde. Metemos al horno precalentado.

Hornear por alrededor de 55 minutos, o hasta que al insertar un palito de mondadientes al mitad del queque, éste salga limpio. Dejar enfriar en una rejilla.

* Para hacer el buttermilk: mezclar 1/3 de taza de leche entera con 2 cucharaditas de jugo de limón recién exprimido. Dejar reposar 5 minutos y luego utilizar. Volver a medir para asegurarse de usar 1/3 de taza y no más.

** Para hacer la crema ácida: mezclar 1/3 de taza de crema con 2 cucharaditas de jugo de limón recién exprimido. Dejar reposar 5 minutos y luego utilizar. Volver a medir para asegurarse de usar 1/3 de taza y no más.

lunes, 1 de enero de 2018

RLCCh: 500 RECETAS Y TIPS DE 500 CARACTERES de Daniela Castro

El 2015 comencé en este blog la Revisión de Libros de Cocina Chilenos (RLCCh). La iniciativa nace del reconocimiento de que no hay espacios en las cuales se revise críticamente este tipo de libros, lo que deja al consumidor de libros de cocina muy a la deriva al momento de comprar uno. Mi idea inicial era hacer de RLCCh una cuestión mensual acá en Magdalena Cocina, sin embargo, me detuve en algún minuto y nunca seguí.

Tres años después, vuelvo.


El libro que revisaré hoy es "500 Recetas y Tips de 500 Caracteres" de Daniela Castro, la ganadora de la primera temporada de MasterChef Chile (2014-2015) y hoy pequeña celebridad chilensis. El libro fue publicado el año pasado, y lo elegí para retomar esta iniciativa de pura curiosidad.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Galletitas Morenas de Miel y Canela

Más vale tarde que nunca, así es que sigamos con las galletitas. La receta de hoy: Galletitas Morenas de Miel y Canela.



Esta receta corresponde a las “graham crackers” americanas, que, al parecer, los gringos utilizan mucho, por ejemplo, para hacer las bases de tartas o cheesecakes, o para hacer s'mores. Todos estos usos son perfectamente aceptables, pero completamente innecesarios: estas galletitas son deliciosas por sí solas.

Galletitas de mantequilla de maní y chocolate

Una de las nuevas recetas que probé esta Navidad fueron estas galletitas de mantequilla de maní y chocolate. Súper gringas, pero súper deliciosas - al menos para la gente que disfrute el sabor de la mantequilla de maní, porque, amigos, estas galletas saben ineludiblemente a ella.


lunes, 18 de diciembre de 2017

Galletitas Navideñas Especiadas

Qué mejor momento para actualizar este blog que ahora, cuando Navidad está a tan solo una semanita. Y es que la época navideña es, por excelencia, la época de compartir cositas ricas con los queridos. Pocos momentos del año admiten tanto exceso como este tiempo feliz

Lo que hoy nos convoca son galletitas de Navidad.



Amigos, yo ya voy como en mi décima tanda de galletas de este año. He horneado y glaseado más galletas de las que puedo contabilizar, y aun así, me quedan más tandas por delante. Dos son las razones: primero, siento que no hay nada más festivo y amoroso que recibir un paquetito de galletitas de navidad. Es una bonita y deliciosa atención. En segundo lugar, nada me hace más feliz que hornear y decorar galletas, qué dicha navideña.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Alfajores Chilenos

Septiembre ya es, y corresponde pues, comenzar con las recetas ad-hoc a la temporada.


Chile tiene una plétora de dulces nacionales, aunque desafortunadamente, hay poca literatura al respecto. Propongo la idea de un libro con puras recetas de dulces chilenos, o al menos, un catálogo de dulces chilenos que sea un poco más explicativo con los nombres de cada uno.

Y es qué al respecto, yo me encuentro sumida en la confusión. Llamo “chilenitos” a literalmente cualquier dulce que consista en alguna suerte de masa de hoja relleno con manjar, sea redondo o sea alargado, sea cubierto de merengue o sin merengue. Y no sé si esto es lo correcto (esto es, que “chilenitos” sea el genérico de todos los dulces chilenos) o bien si hay nombres específicos y no fungibles para cada tipo.


Así es que me debatí acerca de cómo nombrar esta receta, pero finalmente me contenté con “alfajores chilenos”. Espero que sea lo suficientemente preciso para describir la presente receta. Ah! Y si alguien tiene más conocimiento enciclopédico al respecto, le agradeceré cualquier clarificación o corrección en estas nomenclaturas.

domingo, 13 de agosto de 2017

Receta magnífica: Cheesecake de Maracuyá

En estos días lúgubres y lluviosos, don son las opciones: entregarse a los dulces invernales y empezar a freír picarones, a preparar la chancaca, y a hervir agüita para el té. O bien, invocar los sabores estivales, y cocinar algo fresquito y reminiscente al verano, para olvidarse del frío y del cielo gris.

Opté -esta vez - por la segunda alternativa. Y es así como vengo en presentarles esta excelente receta: cheesecake de maracuyá.