martes, 8 de marzo de 2016

Las Mejores Galletas de Avena

Las galletas de avena fueron una de las primerísimas recetas que yo jamás cociné, cuando era todavía una niña polluela, y apenas llegaba al mesón de la cocina. Desde entonces que tengo un especial cariño por ellas, y pocas combinaciones alimenticias invocan más calidez en mi interior que la mezcla avena-canela.




La receta que por largos años hice fue la del Manual Práctico de Cocina de Pablo Huneeus, el que fuera el primer libro de cocina que existió en mi casa. Sin embargo, a medida que fui aprendiendo a cocinar, empecé a detectar ciertas falencias en dicha receta, como ser un tanto seca y un poco carente de sabor. Así, traicioné la receta de Huneeus, y empecé a probar otras nuevas.

Llegué así a la receta de galletas de avena de Smitten Kitchen, que es un blog genialísimo que aprovecho en estas líneas de recomendar (link ACÁ). Estas galletas fueron una evolución importante: eran húmedas por dentro, crujientes por fuera, sabrosas (todas las características anteriores creo que son atribuibles a un ingrediente esencial: la azúcar morena), y cargadas de nueces tostadas y pasas. Así pues me asenté en esta receta por unos cuantos años también.

Pero en los últimos dos años, me había sentido insatisfecha con esa receta porque encontraba que las galletas que de ella resultaban eran muy densas, medias pesadas y que entre tantas adiciones, resultaban igual un poco secas. Descorazonada, repetía y repetía la receta, con la esperanza de que la insatisfacción de la vez anterior se debiera a una incorrecta preparación o algo así, pero no, seguía crónicamente infeliz con mis galletas.

Creí que este sería el fin de la historia. Que me tendría que contentar con galletas de avena mediocres, y que mi adorada confección de niña estaba romantizada y sobrevalorada en mi mente nostálgica de tiempos más simples. (Me encanta hablar de mi relación con las galletas de avena como si fuera un drama existencial).

Así estaba hasta hace muy poco tiempo… hasta que un día cualquiera, sin mucha esperanza, decidí probar una receta de un libro nuevo de cocina, del cual jamás había cocinado y quería testear. Aahhhhhhhhh, ¡qué sorpresa! ¡qué alegría! ¡qué dicha! Esa receta resultó ser la receta de las mejores galletas de avena de mi vida entera. Era la pieza que le faltaba a mi corazón.


Amigos, estas galletas de avena son simplemente lo mejor. Son crujientes por fuera, húmedas por dentro, no son densas (ni tampoco aireadas, obvio; son galletas, no bizcocho), sabrosas, moderadamente dulces (con azúcar morena, obvio), con harta sal (porque la sal hace que los sabores se luzcan y re luzcan) y están cargadas (pero equilibradamente cargadas) de todas las mejores cosas del mundo: nueces, pasas y cranberries y chocolate amargo. Y a toda esta larga lista de cosas bellas, se le suma el hecho de que son fáciles! Así pues, sin titubeo alguno puedo declararles que esta es la mejor, la más superlativa, la más fantástica de las recetas de galletas de avena.



Sólo tres cosas que notar: la primera, utilizar avena tradicional. Cuando compren avena en el súper, notarán que hay de dos tipos: tradicional e instantánea. La diferencia es que la instantánea está pre cocida, lo que tiene un impacto importante cuando se hacen las galletas, porque absorben menos agua, se cuecen más rápido, y resultan en una galleta más dura. Por eso, utilicen la avena tradicional.


La segunda cosa, las adiciones. Como les contaba, yo elegí agregar nueces tostadas (1 taza), un mix de pasas morenas, rubias y cranberries (1 taza en total; 1/3 de pasas morenas, 1/3 de pasas rubias y 1/3 de cranberries) y chocolate semiamargo picado (1/2 taza). A mí me encantó la combinación, pero siéntase en libertad para alterarla como deseen. Pueden por ejemplo usar solo un tipo de pasas, o solo cranberries, usar un mix nueces-almendras, quitar el chocolate o aumentarlo en cantidad. Como deseen. Lo importante es no sobrepasar las 3 tazas de adiciones.


Respecto a lo anterior, si deciden utilizar pasas, el truco es remojarlas en agua hirviendo y un poquito de su licor de elección por unos 5 minutos antes de usarlas. Luego, se cuelan para eliminar el líquido, y listas para usarlas. El resultado de esto es que las pasas y cranberries como que reviven. Se vuelven turgentes y blandos y deliciosos. Esto evita que se sequen en el horno y les da un saborcito rico.

Última nota: para formar las galletas, mi recomendación es la misma que para mis galletas con chocolate: usar un sacabocados de helado. Esto asegura que 1) todas queden del mismo porte y 2) que queden redonditas. Es ideal. El mío es de 5,5 cms de diámetro y resulta en galletas grandes pero no excesivas. Existen otros más pequeños y otros más grandes también. En todo caso, si no tuvieran este utensilio, la masa es fácil de manejar, así es que pueden formarlas con la mano. No os preocupéis.


Antes de dejarlos con la receta, quisiera referirme brevemente al libro donde encontré este pequeño tesoro de receta: Bouchon Bakery, otro pequeño tesoro. Este libro es del dueño de una panadería/pastelería homónima al libro, y tiene las recetas de los productos de dicho establecimiento,. Hay recetas de cosas dulces (galletas, muffins, tortas, tartas, pate a choux, etc) y todo un gran capítulo acerca de panadería. El libro es bellísimo, grande, tapa dura, fotos bellísimas. Una maravilla incluso cuando no se pretenda cocinar ninguna de las recetas que estén allá dentro y dejarlo en la mesa de centro del living. Pero eso sería una lástima, porque lejos lo mejor del libro es la precisión y detalle de cada una de las recetas. En algunas revisiones de libros de cocina chilenos, me he quejado de que a veces las recetas de los libros son poco exactas, vagas incluso, y que eso representa un gran impedimento para el pobre ser humano que está tratando de recrear la receta en su casa tenga éxito. Pues bien, este libro es todo lo contrario. Cada uno de los ingredientes especificados claramente, señalada su cantidad en volumen y en peso; cada paso de las recetas prístino, todo prolijo, tips, fotos. Ahhh, un agrado. No puedo dejar de recomendarlo. Como únnica prevención: está en inglés.


Va la receta!

(Las Mejores) Galletas de Avena


Receta adaptada de: el libro Bouchon Bakery
Rinde: 16 galletas grandes

1 taza + 1 cda. de harina
1 cucharadita de canela en polvo
1 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de sal
1/2 taza + 3 cucharadas de azúcar morena
1/4 taza de azúcar granulada
155 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
1 huevo
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 tazas de avena tradicional
1/3 taza de cranberries secos
1/3 taza de pasas rubias
1/3 taza de pasas morenas
1 cucharada de ron u otro licor
1 taza de nueces tostadas, picadas
1/2 taza de chocolate semi amargo (55% cacao), picado

Antes que todo, preparamos las pasas y cranberries. Las ponemos en un bowl pequeño y cubrimos con agua hirviendo. Agregamos la cucharada de ron, y dejamos hidratar por 5 minutos. Luego, botamos el líquido y reservamos.

Ahora, vamos con la masa. Primero, mezclamos los secos (harina, canela, bicarbonato y sal). Con un batidor de mano, mezclamos para disolver los grumos. Reservamos.

En un bowl grande ponemos la mantequilla y con batidora eléctrica batimos hasta que esté suave y cremosa, con una textura similar a la de la mayonesa. En ese punto agregamos ambas azúcares (la morena y la granulada) y seguimos batiendo por 3-4 minutos o hasta que la mezcla esté aireada y pálida, Agregamos el huevo y la vainilla, y mezclamos 30 segundos, evitando batir de más. Es normal que la mezcla parezca un poco separada.

Agregar los ingredientes secos en dos adiciones, mezclando 30 segundos tras cada tanda. Agregar la avena y las adiciones (cranberries, pasas, nueces y chocolate) y mezclar solo hasta que esté incorporado. Refrigerar la masa por 30 minutos.

Retirar del frío y formar las galletas con un sacabocados de tamaño medio. Poner en una bandeja de horno previamente aceitada, con bastante separación entre cada una. Hornear por alrededor de 20 minutos en un horno precalentado a 180ºC, o hasta que estén doradas en la base. Retirar del horno, y dejar enfriar en una rejilla.

8 comentarios:

  1. Hola Magdalena.
    Volviste y reloaded!!..este weekend hice estas galletas, soy un fanático de la avena y la verdad es que me resultaron bastante buenas. Sí, la mejores que he comido lejosssss.
    Gracias por volver!!
    Slds.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Felipeeeeeeee!! Eres el mejor lector de la vida :')

      Eliminar
  2. Magdalena! mil gracias, definitivamente resultaron ser los menores galletones de avena ever!. Las preparé el domingo y resultaron ser un éxito rotundo!.
    Por los mañosos sólo les puse una taza de almendras picadas, y por eso subí un poco la cantidad de azúcar granulada. Como nota personal, bajaría la sal a la mitad, porque se nota y para mi esa no es la gracia.
    Eres la mejor bloggera de cocina ever!, se agradece la exactitud y transparencia para dar tus recetas, algo bastante difícil de encontrar por estos tiempos.
    Como será lo que me gusta leerte que hasta te escribo, ja! nunca lo haría con nadie porque me carga.
    Gracias again!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Florecita Rockera!!! Eres tremenda lectora.

      Qué bueno que te resultaron bien y que bueno que pongas tu nota personal de la sal! A mi me gustan los dulces con harta sal y a veces peco de universalizar ese gusto.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Magdalena!! Me encantan tus recetas y es muy entretenido leerte.
    Hoy hice estas galletas pero no me resultaron :( no se desparramaron en el horno, quedaron como montoncitos. Pero igual quedaron ricas y se las devoraron.
    Alguna idea de en que me podría haber equivocado? traté de seguir las intrucciones al pie de la letra, no se que habrá sucedido.
    Saludos!! espero con ansías tu próxima receta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias por tus comentarios. Respondo un poco tarde, pero respondo jiji

      Lo único que se me ocurre que puede ser causal de que las galletas se te desparramen es que hayas comenzado la receta con la mantequilla demasiado blanda y que en el tiempo de refrigeración no se haya alcanzado a solidificar más.

      Para la próxima te recomiendo que aumentes el tiempo de refri pre horneado a 1 hora.

      Muchas gracias por comentar tu experiencia! Saludos

      Eliminar
  4. Hola magdalena, hoy mismo hago para mis enanos las galletas. Con respecto a los libros en general tengo ese mismo reparo, falta de exactitud en cosas super importantes como las medidas de moldes, hay muchos que no lo especifican (en el caso de bizcochos) es como si creyeran que todos tenemos el mismo molde en la casa jajaj.
    Te comento que también estoy haciendo mi colección de libros y ya compre dos en la pagina que recomendaste la otra vez (book Depository)... llego todo bien y eso que me tope con el paro de la Anef... se demoro un poco, pero un 7 el servicio.
    que estés bien, cuando haga las galletas te comento como salieron.

    ResponderEliminar
  5. Son las mejores galletitas de avena! me encantan y te robo la receta para hacerla seguido ♥ gracias y un saludo

    ResponderEliminar

Hay alguien al otro lado de la pantalla?!