martes, 2 de agosto de 2016

Queque Marmolado Sencillo pero Perfecto

Me encanta el queque como concepto.

El queque, tan libre de complicaciones y grandilocuencias, pero tan delicioso y confortante, es patria pura. Homenaje al queque, homenaje a la once con queque, homenaje a esa receta de queque que todas las familias tienen. Homenaje y larga vida.


La receta de hoy es precisamente un queque, y en particular un queque marmolado de vainilla y chocolate. Pero no es cualquier queque marmolado, sino que el más perfecto queque marmolado de todos.



La perfección de este queque radica en pequeños detalles, pero que sumados, hacen al producto final completamente genial.

Primero, la miga es tierna y esponjosa, pero de todas formas compacta (porque un queque no es un bizcocho, amigos), empero jamás densa ni apelmazada (Dios nos libre). Se desmigaja ligeramente al cortarlo, haciendo eco a su tenor liviano, pero manteniendo siempre su forma y pudiendo ser dividido en impecables tajadas.

Para lograr esta textura idónea, la receta incluye no solo polvos de hornear, sino también bicarbonato de sodio. Como sabrán, para que el bicarbonato de sodio cumpla su función es necesario que reaccione con ingredientes ácidos. Para ello, se mezcla la leche con un poco de jugo de limón, lo que la va a cortar, y que va a hacer reaccionar al bicarbonato. Además, ese poquito de acidez va a resultar en una miga tierna y rica.

Un consejo importante para lograr una textura feliz es no sobre batir la mezcla una vez que le agregan la harina. Una vez que los secos están adentro, mezclamos apenas hasta que estén incorporados, ni un poquito más. Es mil veces más preferible que les queden grumos a que batan de más la mezcla.



En segundo lugar, este queque es delicioso. Lleva mantequilla que necesariamente lo vuelve más rico, y no es demasiado dulce, pero sí lo suficientemente dulce para satisfacer ese bajón glicémico que ataca a todos los que somos chilenos a la hora del té.

La parte de vainilla está simplemente saborizada con esencia de vainilla, la cual le aporte ese gustito reminiscente a los dulces de infancia. La parte de chocolate en cambio, es profunda y oscura, resultando en un contraste espectacular con la parte de vainilla.

Para lograr que el batido de chocolate tenga esas características utilicé un truco que recientemente aprendí: disolver el cacao amargo en aceite antes de agregárselo a la mezcla. Por algún motivo, este sencillo paso hace toda la diferencia en este tipo de preparaciones, dándole a la mezcla un color y sabor mucho más intento a chocolate.


Lo mejor, es que esta receta sigue conservando esa naturaleza fácil y rápida del queque. No encontrarán en los ingredientes nada fuera de lo común, y pueden tener este queque servido en la mesa en 1 hora desde que comienzan su preparación. Si la receta parece un poco larga es solamente porque yo tengo problemas para sintetizar mis pensamientos. Pero es sencillísimo y no hay forma de fallar.



Perfecto Queque Marmolado

Receta adaptada de: Love from the Kitchen
Rinde: 1 molde rectangular de alrededor de 8 x 22 cms

2 tazas de harina
½ cucharadita de bicarbonato de sodio
½ cucharadita de polvos de hornear
½ cucharadita de sal
1 taza – 2 cucharadas de leche entera
2 cucharadas de jugo de limón
85 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
2/3 taza de azúcar
3 huevos
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 cucharadas de aceite de maravilla
3 cucharadas de cacao amargo en polvo

Precalentar el horno a 180ºC (horno medio).

Preparar el molde: enmantequillar los lados y el fondo, y cubrir el fondo con un rectángulo de papel mantequilla. Enmantequillar por arriba del papel de mantequilla.

En un bowl pequeño, mezclar los secos (harina, bicarbonato, polvos y sal).

En un pocillo, mezclar la leche y el jugo de limón. La leche se va a cortar, ese es justamente el objetivo.

En un bowl grande, batir la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla se torne pálida y aireada.

Agregar los huevos, uno a uno, incorporando bien después de cada adicional. Agregar la esencia de vainilla.

Añadir la mitad de los ingredientes secos a la mezcla de mantequilla y azúcar y mezclar apenas hasta que estén combinados. Agregar la mitad de la mezcla de leche y limón; mezclar. Agregar la mitad restante de los ingredientes secos y la última mitad de la mezcla de leche y limón. Mezclar apenas hasta que esté incorporado. No importa si quedan grumos.

Verter la mitad de la mezcla en el molde preparado.

En un pocillo, mezclar el aceite y el cacao hasta que esté homogéneo. Agregar a la mitad de mezcla restante y mezclar hasta que esté incorporado.

Verter la mezcla de chocolate sobre la mezcla anterior. Pasar un cuchillo por entremedio de las mezclas, de forma de que crear el efecto marmolado.

Hornear en el horno precalentado por 45-50 minutos o hasta que esté dorado, y al insertar un palito de brocheta éste salga seco.

Dejar entibiar en una rejilla antes de desmoldar.

4 comentarios:

  1. Me encanta este queque!!!, Sencillamente rico. Lo acabo de hacer, quedó perfecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno leer que te resultó bien, Maca!
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me encantó tu receta! lo hice ayer y ´me quedó muy rico!!! Gracias por todos los tips!! :)

    ResponderEliminar
  3. cuanta leche lleva? 1 taza o 2 cucharadas?

    ResponderEliminar

Hay alguien al otro lado de la pantalla?!