viernes, 30 de enero de 2015

Revisión de Libros de Cocina Chilenos (RLCCh) Enero: EL BARRIO, de CHRIS CARPENTIER.

Estoy muy emocionada pues he decidido inaugurar una nueva sección del blog, llamada: Revisión de Libros de Cocina Chilenos (en adelante “RLCCh” – me encanta la institucionalidad de las siglas, lo siento). En esta sección, como podrán presumir, revisaré y escribiré mis comentarios acerca de libros de cocina chilenos.

Y tú, ¿a quién le has ganado para venir a dártelas de crítica?” – se preguntaran ustedes. A nadie, es cierto. Soy una simple estudiante que disfruta de cocinar en sus tiempos libres. Sin embargo, y justamente por mi gusto de cocinar, he adquirido muchos libros de cocina a lo largo de mi vida. Sobre todo de pastelería, aunque también algunos de cocina salada. Pero lo fundamental es que tengo muchos muchos. Miren, miren:



jueves, 29 de enero de 2015

Un génoise: cómo hacerlo.


Como había anticipado en este post, compartiré la receta de génoise, y no sólo la receta, de hecho, sino que un tutorial muy explicativo de cómo hacerlo. La razón de esta clase magistral es que el génoise es una receta básica, que servirá para muchísimas otras, y que es necesario saber hacer.



miércoles, 28 de enero de 2015

Trifle de Verano laburando.

Es verano. Y quizás están leyendo esto desde el litoral chileno, comiendo machas a la parmesana mientras toman una cerveza helada. O quizás están en el Caribe, bailando cachete con cachete y pechito con pechito, mientras toman cerveza helada. O quizás están en el sudeste asiático, arriba de un elefante, comiendo pad thai y tomando una cerveza helada. O quizás están en Europa, disfrutando de todo lo que es el primer mundo, tomando una cerveza helada.

Qué bueno por uds., amigos todos. 

Lo que es mi trinchera, sepan ustedes que acá no hay dicha ni cerveza helada. Y digo esto para introducir el disclaimer de que escribo estás líneas desde la amargura propia de estar encerrada en Santiago durante el verano, trabajando para juntar unos morlacos.

Es el primer verano que paso trabajando. Y la vida es dura como obrera leguleya. Pero soy adicta al dinero. Y a los taxis (esa en verdad la más jevy adicción de mi vida: andar en taxi - junto a los puchos). Es mi cruz y mi maldición.

Pero bueno. En un intento desesperado por hacer este verano más ameno, he profitado de las frutas de temporada. La feria y los puestecitos de fruta y verdura están gloriosos.

Así nace la receta de hoy: Trifle de Verano.